EL GOBIERNO VUELVE A MENTIR, AHORA CON LA LUZ

 

‘’En el mercado libre, cada cual gana según su valor productivo en satisfacer los deseos de los consumidores. Bajo la distribución estatista, cada uno gana en proporción a la cantidad que puede saquear a los productores’’

Murray Rothbard

 Ya estamos en 2021 y aunque las ganas de terminar este 2020 eran latentes, parece que por el momento continuamos en la misma línea del final del pasado año. Hemos podido ver el mal momento social que viven los Estados Unidos, tal y como expuse la semana pasada (ver artículo). En España, no menos preocupante es la tercera ola que ya está afectando a numerosas comunidades. Por último, nos enfrentamos a un nuevo problema: la subida de la luz del 27%.


Ante desajustes así, el primero en ser culpado -como siempre- es el mercado, pero se debería profundizar aún más para ver si estos argumentos son ciertos o no.  

En 2018 vivimos una subida del 8%, que, bajo el gobierno del Partido Popular, fue duramente criticada por la izquierda. Hasta aquí no hay nada raro. El problema viene cuando tiramos de hemeroteca, y comprobamos que los mismos que atizaban a Mariano Rajoy por la subida exacerbada de la luz, son los que ahora callan ante una subida del 27%. Todo esto da que pensar, y es que, después de ver cómo se están desarrollando los acontecimientos, entiendo que en 2018 sí existían personas que iban a pasar frío durante el invierno, pero en esta ocasión parece que no será así.

Tal y como exponía al principio del artículo, denominan al mercado como ese ser malvado que busca que la gente muera de frio. He de decir que una vez más el gobierno vuelve a mentir, y es que basta con ver cómo se estructura el precio de la luz.

Por un lado, lo que el mercado gestiona es tan solo el 24% del precio de la factura eléctrica. Por lo tanto, achacar a ese supuesto “libre mercado” la culpa de que tengamos uno de los precios más altos de la UE es, además de falaz, una forma macabra de instaurar un odio -por desgracia ya existente- a la economía de mercado.

El siguiente componente es el regulado. En este se encuentra el coste de la distribución, transporte y alquileres del equipo de medida. Y por otro lado las primas a las renovables, que no son más que el coste que supone subvencionar la creación de energía renovable. Antes la electricidad se vendía por debajo de coste, por lo que se estuvo generando una deuda con las empresas eléctricas que todavía hoy estamos pagando, y esa amortización está dentro del componente regulado. Es decir, aunque dentro de este componente están los costes necesarios para la distribución y transporte, un porcentaje altísimo corresponde a la mala gestión de burócratas.

Por último, uno de los más polémicos, ese otro 21% lo componen dos impuestos. Por un lado, el IVA -más adelante hablaré sobre él- y por otro el Impuesto Eléctrico.

Después de esta subida el Gobierno ha pedido que se investigue a las eléctricas, ¿Con qué fin? El de seguir culpabilizando al mercado de la mala gestión que tanto PP anteriormente, como PSOE y Podemos en la actualidad, están ahora mismo realizando. Si me permiten, me gustaría recordar unas palabras que la actual Ministra de Hacienda, la señora Montero, le dedicaba al diputado Espinosa de los Monteros: “Este Gobierno no va a subir los impuestos a la clase media, ni a la clase trabajadora”. Así que tras esto me hago una pregunta, ¿tan solo los ricos consumen electricidad? Pues no, una vez más     -como siempre- engañan al ciudadano con la famosa frase ‘’La subida de impuesto la pagarán los ricos’’. Pues una vez más quien soportará la subida fiscal es esa clase media y clase trabajadora.

Si recuerdan, la señora Montero mintió hace unos meses cuando dijo que, desde Bruselas, les impedían bajar el IVA a las mascarillas. Una vez descubierto que esto no era cierto, se vieron en la obligación de bajar el tipo. Hay que dejar claro que la bajada no vino por ayudar a desahogar al contribuyente, tan solo fue por la vergüenza de una mentira al descubierto. ¿Por qué recuerdo esto? Pues porque una vez más -y he perdido la cuenta- vuelven a mentir. En esta ocasión sobre el IVA del precio de la luz en España. La ministra explicaba la imposibilidad de bajar el tipo de IVA del 21% a uno más reducido, ya que desde Bruselas se lo impedían.

Esta afirmación en parte puede ser cierta, pero es necesario explicarlo. España tiene actualmente una deuda pública por encima del 100% del PIB y un déficit fiscal descontrolado. Desde Europa llevan años exigiéndonos el control de las cuentas públicas, ya que de manera sistemática se incumplen los objetivos de déficit. Es cierto que vivimos una situación de pandemia y crisis económica, pero desde Bruselas quieren que el déficit no se descontrole aún más. La manera para reducirlo a corto plazo es la reducción del gasto o aumento de impuestos. Lo que ha demostrado este gobierno es que la primera opción -altamente ideologizada- está descartada, por lo que tan solo queda la opción del aumento de impuesto -algo que ya está haciendo-. Así es que parece que la reducción del IVA no es que no la acepten desde Bruselas, es que el gobierno para poder mantener la estafa burocrática a la que nos tiene sometidos, le hace imposible poder bajar el IVA. Como ejemplo expongo los IVA aplicados en algunos países europeos:


                                       Fuente: Eurostat

Una vez más los gobiernos intentan vendernos lo que a ellos les interesa. Imagino que a muchos les vendrá a la cabeza que grandes multinacionales utilizan la misma estrategia para poder captar clientes o fidelizarlos. Pero es que, aunque parezca algo muy evidente, de nuestra renta no sale ni un solo euro para mantener ninguna empresa privada. En cambio, el Estado se mantiene gracias a la riqueza que nos extrae de muy diversas formas. Por lo tanto, son mucho más ruines las acciones gubernamentales.

 

Alonso Gómez




Comentarios

Entradas populares