ESPAÑA SE DESANGRA

Si abrimos una disputa entre pasado y presente,

encontraremos que hemos perdido el futuro.

Winston Churchill

Después de 855 asesinatos y de miles de familias destrozadas, estamos presenciando como EH Bildu que no ha condenado dichas muertes y cuyo coordinador general ha pertenecido a una organización terrorista, van a negociar unos Presupuestos Generales del Estado. Es posible que estemos viviendo los momentos más bajos, moralmente, de los últimos cuarenta años en la vida política.

 


ETA fue una organización terrorista que se proclamaba independentista, abertzale, socialista y revolucionaria. Su lucha armada duró sesenta años. Hoy en día tienen voz y voto dentro del Congreso de los Diputados.

Según publicaba Vozpópuli, Pedro Sánchez ha abroncado tanto a los barones por lo que él denomina “deslealtad”, como al vicepresidente primero Pablo Iglesias, por su forma de anunciar el apoyo con Bildu.

El socialista, Antonio Miguel Carmona, después de recoger 150.000 firmas, propone que el PSOE lleve a cabo un referéndum para <<aclarar aspectos políticos de principios>> y otro, sobre la eliminación del castellano como lengua vehicular.

 Javier Lambán, presidente aragonés, se mostró el pasado lunes pesimista por el presente del país y lamenta como “español, ciudadano y socialista”. Rechaza la “fascinación” que tiene la izquierda “por los nacionalismos irredentos”.

Guillermo Fernández Vara afirmaba que ver a Arnaldo Otegui “siendo clave” para decidir los Presupuestos Generales del Estado es “una sensación muy dolorosa”.

La ministra María Jesús Montero criticaba la “enorme irresponsabilidad” de la derecha por no querer participar en los presupuestos, donde ya de por si son inviables. Ha quedado claro que el gobierno busca una oposición sumisa que acepte unos presupuestos a cualquier precio, y se equivoca. La política es confrontación, es intercambio de ideas entre distintos pensamientos. Ha quedado claro con esta actitud que, en vez de negociar unos presupuestos entre fuerzas constitucionalistas, han preferido usar la vía rápida, con un partido separatista y otro proveniente de una organización terrorista.

Lo que resulta asombroso es que a pesar de salir a la luz numerosos casos de presunta corrupción, además de algunas condenas en firme dentro del gobierno, aún no haya dimitido nadie. Esta nueva política venía a eliminar a esa “casta corrupta”. Finalmente, se han convertido en una nueva casta que actúa sin ningún tipo de pudor. A diferencia de otros países, donde a la cima política tan solo llegan personas con un curriculum impecable, y tras muchos años dentro del mercado privado, en España nos encontramos a filósofos liderando un ministerio de Sanidad, o una médica dirigiendo Hacienda. ¿Qué más necesita mostrar este gobierno para confirmar su inutilidad?

Tal y como ya comenté en artículos anteriores, España está inmersa en una fuerte crisis moral, donde pactar unos Presupuestos Generales del Estado con dos partidos que buscan la destrucción de nuestro país, parece ser lo correcto.

Escuchar a la ministra de Hacienda hablar de irresponsabilidad por no pactar junto a EH Bildu supongo que tiene que remover el estómago a socialistas de la transición, donde amigos y familiares fueron asesinados por los mismos que hoy quieren pactar los PGE. Germán González López, Fernando Múgica, Fernando Buesa, Juan María Jáuregui, Ernest Lluch, Joseba Pagazaurtundua e Isaías Carrasco. Todos ellos, socialistas asesinados por ETA. ¿Podría ser capaz Sánchez e Iglesias de mirar a la cara a las familias de estos socialistas asesinados?

Me permito el lujo de corregir al Presidente del Gobierno, aclarándole que no fue un terrorismo cualquiera el que asesinó a Ernest Lluch, fueron los que a día de hoy son sus compañeros de mesa en los próximos Presupuestos Generales del Estado, EH Bildu. 

Ya es hora de que la población se involucre en política, esté informada de lo que ocurre a diario, fomente el inconformismo político, deje de defender a un partido corrupto por el mero hecho de ser “al que siempre he votado”. ¡Basta ya! Los ciudadanos debemos pedir libertad, dejar de querer vivir bajo el manto de un Estado que se autodenomina protector. Esta pandemia nos ha enseñado el valor de la libertad, hemos vivido en primera persona lo que es que te la roben por el mero hecho de que “nos cuiden”. Deuda pública en máximos, tasa de paro en tendencia creciente… Exijamos la libertad que nos pertenece, y que ningún partido nos la robe bajo el pretexto del “bien común”.

Alonso Gómez Argente

Comentarios

  1. Magnifico. Lo asombroso es q mañana volverian a sacar un saco de votos. Tenemos.lo q merece y quiere la mayoria

    ResponderEliminar
  2. Hay que abrir los ojos y dejar el conformismo a un lado.
    Gran artículo, espero que llegue a mucha gente y que sirva para conseguir el BASTA YA.
    Buen domingo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares